BODA LOW COST

 

img_2442

 

img_2438

 

img_2440

 

img_2434

 

IMG_2436.JPG

 

img_2437

 

Hoy os voy a contar mi wedding experience. No me gustan las bodas ostentosas, con vestidos de princesa, donde van invitados que apenas conoces, o que la última vez que te vieron eras un bebé, y tú por lo tanto ni los conoces. Nunca he querido hacer de mi boda un negocio, donde además de pagarme el plato, que mínimo, me ayuden a pegarme el viaje de mi vida.

El día de mi boda, tenía que ser emotivo, rodeada de gente a la que queremos, algo personal, porque las personas no somos réplicas exactas, y la celebración tampoco podía serlo. Algo asumible para todos los bolsillos, que nadie se sintiera en la obligación de regalarnos nada que no pudiese, ni que tuviese que dejarse un pastizal, ni tiempo, en comprarse el modelito para el gran evento. Así que nos pusimos al lío.

Aún no tenía fecha, ni tenía claro que era lo que queríamos hacer, pero encontré el vestido perfecto. Rollo ibicenco, sencillo, y a 39,95€ y ahí supe que ese tenía que ser mi vestido de novia. Compré las típicas alpargatas de esparto con su lacito tobillero en un color crudo. Y el look lo acompañaría con flores, una corona y un ramo, que dieran un toque de color.

Nos llamaron para darnos el visto bueno, vamos, que podíamos casarnos, y buscamos una fecha, dos semanas después, de locos. Ni teníamos sitio, ni habíamos avisado a nadie, ni tan siquiera sabíamos si alguien podría casarnos ese día. Nos pusimos las pilas, o más bien me las puse, porque quien me conoce sabe que a la que le gusta organizar es a mí.

Decidimos casarnos en la finca de una casa rural, Lar de Morar, es un sitio muy especial, con mucho encanto y conozco a los propietarios desde que era pequeña. Solamente me hizo falta decirles la palabra vintage, para que supieran reproducir todo lo que yo tenía en mente.

Me costó conseguir a alguien que nos casara ese día, y en la finca, para que negarlo. Pero fue posible.

Una vez que ya tenía todo lo importante, a 10 días de la boda pedí las invitaciones y me las enviaron en 48 horas. Mis intenciones eran crear algo original, pero tenía la boda encima y fue imposible. Mi ahora marido, se encargó de repartir, todo sea dicho.

Yo me puse con los últimos detalles, los cactus-novios para la tarta, las bengalas para el momento del baile, el porta alianzas de madera, recomiendo esta tienda de Pontevedra, http://www.elmonoconsombrero.com, probablemente si hubiese organizado las cosas con algo más de tiempo, les hubiera pedido más cositas, pero fue imposible.

En la floristería encargué la corona y el ramo, le di una idea de lo que quería, pero hasta el día antes de la boda no supe que era lo que me había hecho, por no decir que el resultado del ramo lo vi a una hora de casarme. Cogí también para las abuelas unas flores envueltas en papel kraft, con algún toque vintage. Me hicieron también los paquetitos con pétalos para que lanzaran los invitados, y por último encargué unos cactus, como no, para regalarles, la maceta era muy molona, estaba rodeada de tela de saco y le puso también una puntilla blanca.

A las abuelas, les regalamos también un marco con una foto simpática del bisnieto. A dos de mis amigas también les regalé una foto plasmando un momento especial nuestro. Y a mi madre, por todo, le compré una pulsera muy bonita.

Solo quedaba la ropa para mi pequeño león y su papi. En una tarde me hice con todo.

A mi pequeño peludo le pusimos una pajarita que teníamos en casa, estaba guapísimo, y si os estáis preguntando si el perro fue a la boda, obviamente sí, como dije al principio, queríamos estar rodeados de la gente a la que queremos y nos quiere, ¿cómo no iba a estar él con nosotros? Si es parte de la familia que nosotros hemos creado.

En Amazon pedí unas cámaras desechables para poner en cada mesa y que nuestros familiares y amigos fueran haciendo fotos, y también el típico pack de photocall.

También me costó decidirme por la persona que iba a pinchar ese día, las variaciones de precio son muy amplias, y algunos te ofrecen la supuesta iluminación discotequera, que a mí personalmente me parece una horterada. Una vez elegida, tocó hacer el listado de canciones que queríamos para los momentos clave, y también le hicimos una lista para que pusiera a la hora de los aperitivos, otra para la comida, y otra para el baile. Luego dentro de ese estilo, él podía improvisar. En el momento de la entrada de los novios, tenía que sonar el Hallelujah de Leonard Cohen, fue súper emotivo.

Probablemente me deje muchas cosas en el tintero, pero quiero deciros que por unos 4000 euros hice la boda que deseaba, fue precioso, muy de andar por casa, a mis invitados les encantó, incluso alguno nos dijo que había sido la mejor boda a la que había ido en su vida. A veces no es necesario gastar tanto para hacer de algo, un momento bonito.

Espero que os haya gustado, a mi me ha hecho mucha ilusión escribir esta entrada. Nos vemos muy pronto!!!!

Cientos de besos!!!!!!!!!!!!!!!

img_2435

2 comentarios sobre “BODA LOW COST

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s