COPA MENSTRUAL MELUNA

Processed with VSCO with hb2 preset

 

Processed with VSCO with hb1 preset

 

Processed with VSCO with hb2 preset

Hoy os voy a contar mi experiencia con la copa menstrual Meluna, después de mucho tiempo queriéndola probar, un sí pero no, valoraba demasiado los supuestos contras, más que los beneficios, y hablando del tema en mis redes sociales me he dado cuenta que no soy el único ser de planeta, que hay muchas dudas y poca información.

La copa menstrual MeLuna es de alta calidad, fabricada en Alemania con un caucho vegetal, con todas las garantías, certificados sanitarios e higiénicos europeos. Se adapta a cada mujer con su tres texturas, cuatro tallas y la versión Shorty, un cm más corta. Además contribuyes a que nuestro planeta no se llene de residuos inútiles.

Si entras en su web http://www.copamenstrualmeluna.com además de poder bichear los tipos que existen, ofertas e información, existe como un tipo cuestionario en el que te indica el tamaño de copa que deberías llevar, en mi caso por mi altura y por haber tenido un parto vaginal, me correspondía una L, con lo cual pensé lo que pensaríamos todas desde la ignorancia, ¿esto podré ponérmelo? Vamos, Carmen, ha salido un león de 4’300 kg, eso debe ser de tamaño peto máxico de Doraemon.

Pues bien, mi copa llegó sana y salva a su destino, con una bolsita para guardarla, y mi sorpresa al abrirla es que era de un brilli brilli muy molón, podéis ver en las imágenes que no miento, la que no incluye la tendencia en su vagina es porque no quiere.

Y llegó el temido día, así que procedí al momento esterilización, me fui a un punto habilitado, es decir, el baño, y procedí a su colocación. Pues bien, señoras, creo que tardé en colocármela menos de un minuto.

Mi principal miedo era su colocación, porque como comenté en el post de mi parto, tuve una episiotomía bastante grande, y después de eso nada ha vuelto a ser lo mismo, simplemente el hecho de ponerme un tampón, me rozaba la cicatriz y me molestaba, supongo que será por su capacidad de absorción, que hace que seque también tus flujos naturales, no lo sé. Resumiendo, cero dolor y rapidez.

En el primer ciclo que la utilicé mi gran duda también era el tiempo en el cual debía vaciarla. Pues bien, por lo que me informé en internet puede durar unas 12 horas, dependiendo del flujo de cada mujer, en mi caso podría llevarla durante todo el período y aún quedaría espacio sobrante. Así que lo que hago es cambiármela dos veces al día, porque sí, lo mejor de todo es que puedes dormir con ella.

Al terminar el ciclo, vuelta al proceso de esterilización, y a su bolsita hasta nuevo aviso.

Y nada, la experiencia con Meluna ha sido súper satisfactoria, imagino que me durará unos diez años y salvo que me venga la menopausia anticipada, me haré con otra seguro, salvo que la ciencia avance tanto que haya la opción de ponerme un microchip y me olvide todos los meses de esta historia.

Aviso para navegantes, si eres muy pudorosa a la hora de manipular tus partes íntimas, la copa no es lo tuyo, ya que debes introducir los dedos para ver si está bien colocada, y al extraerla también, para no hacer vacío la estrujamos levemente para no hacer la matanza de Texas y fin de la cita.

También deciros, que no piquéis en la súper oferta de Wallapop que las venden por 5€, antes de comprar una es importante saber la calidad del producto y que haya pasado por controles sanitarios. No todo vale.

Si a pesar de esto que os he contado, tenéis alguna inquietud más, sin problema, podéis preguntarme en los comentarios, o enviarme un mail y os responderé encantada.

Cientos de besos!!!!!