¿NOS VAMOS DE BODA?

LAURAL_B

 

vestido-corto-coral-raso

 

2016-mezuniyet-kıyafetleri

 

LARAMA_C

Ahora que se acerca el buen tiempo, comienzan todos los saraos, como es típico. Y cuando rozas la treintena, es complicado librarse de alguna boda.

Siempre existe la misma duda existencial, ¿Cómo debo ir vestida? Pues vamos al lío.

¿Eres la madrina de los novios?

Los padrinos deben vestir como los novios, con la misma etiqueta, no hay que olvidar que también serán los grandes protagonistas del día y no deben desentonar, pero tampoco quitarles protagonismo. Aunque las reglas de etiqueta marcan el largo del vestido de una mujer, según la hora del día del evento, las madrinas tienen “libertad” para elegir si quieren vestir de largo o de corto. Solo la madrina puede vestir de largo en las bodas celebradas durante la mañana o primera hora de la tarde, esta norma se extendió un poco más y cada vez hay más ceremonias donde la madre de la novia y las hermanas de los novios también van de largo independientemente del momento del día.

¿Invitada?

Si la ceremonia es por la mañana, iremos de corto, pero hagamos hincapié en esto, el largo del vestido será por la rodilla, o bien tapándola, que oímos la palabra corto y nos desmelenamos.

No escotes muy pronunciados ni faldas con aberturas kilométricas.

Evitaremos usar el color blanco, blanco roto, o un color crudo y el negro.

Huir de modas pasadas estaría bien, así que no a los zapatos y el bolso a juego.

Si la ceremonia es religiosa, ojo con los escotes y los hombros al descubierto, no vaya a ser que al cura le salgan estrellitas por los ojos, nos haremos con un bolero o los típicos chales.

A la hora de elegir los accesorios, yo siempre optaría por joyería buena o por lo menos bisutería que lo parezca. Evitaría los maxi collares, y pendientacos recién salidos del Aliexpress.

Apostaría siempre por un clutch y ojo con el tocado. Menos es más. La primera regla fundamental es, si llevas un tocado, se siente, porque tendrás que llevarlo desde el principio hasta el fin del evento, si el día decrece, el tocado también. No nos vayamos a presentar a las 19 de la tarde con una súper pamela, porque no procede e irás dando el cante. Y por último, cuanto más sofisticado sea el vestido, menos lo será el tocado.

Recordad que siempre debemos ir vestidas acorde con nuestra edad, y sobre todo pensando en el lugar del evento. A ninguna nos gustaría ser absorbida por arenas movedizas por el simple hecho de llevar un taconazo de aguja.

Y por último, aunque no tenga nada que ver con lo anterior, me gustaría recordar una cosa. La invitación no es un pase para dos personas, si los novios ponen tu nombre, no seas cutre y te lleves al rollete de esa semana.

Si tienes niños, preguntad a los novios si éstos pueden asistir, aunque seamos claros, ir a una boda con un niño pequeño es un auténtico coñazo, dejáselo a los abuelos que él lo agradecerá y tú mucho más.

Es importante quedarse con el dato de donde será la ceremonia y el banquete, esto nos ayudará a elegir el outfit, no es lo mismo una boda en la playa o al aire libre, que en un salón cerrado y lujoso, o una ceremonia religiosa vs. una civil. Si es que leemos la palabra boda y nos volvemos locos y nos cegamos.

 

Cientos de besos!!!!

 

 

 

 

 

 

BODA LOW COST

 

img_2442

 

img_2438

 

img_2440

 

img_2434

 

IMG_2436.JPG

 

img_2437

 

Hoy os voy a contar mi wedding experience. No me gustan las bodas ostentosas, con vestidos de princesa, donde van invitados que apenas conoces, o que la última vez que te vieron eras un bebé, y tú por lo tanto ni los conoces. Nunca he querido hacer de mi boda un negocio, donde además de pagarme el plato, que mínimo, me ayuden a pegarme el viaje de mi vida.

El día de mi boda, tenía que ser emotivo, rodeada de gente a la que queremos, algo personal, porque las personas no somos réplicas exactas, y la celebración tampoco podía serlo. Algo asumible para todos los bolsillos, que nadie se sintiera en la obligación de regalarnos nada que no pudiese, ni que tuviese que dejarse un pastizal, ni tiempo, en comprarse el modelito para el gran evento. Así que nos pusimos al lío.

Seguir leyendo “BODA LOW COST”